Hay pocas cosas en el mundo que me dan realmente miedo, y el esoterismo es una de ellas.

A nadie le gustar hablar de las energías oscuras, por que son energías que van mas allá de nosotros, de lo que podemos controlar, pero que existen, existen al igual que la luz y son reales. Pueden venir a nosotros o no, todo depende de cómo vibremos…pero donde hay luz siempre hay oscuridad.

Hay brujas macabras, hechiceros del inframundo… Como cuenta el libro mas famoso del mundo, satanás existe y era un ángel…

La representación de las fuerzas del mas allá pueden ser infinitas, cualquier objeto puede tener una energía densa y perturbadora, cualquier persona, cualquier lugar…

Un compañero me dijo que en Chiloé estaban los brujos de verdad… Yo, que siempre me interese por lo desconocido quise saber si realmente era así.

Se me dieron las posibilidades, se me dieron los recursos, y tuve la opción si realmente quería saber que había allí de sobrenatural… entonces lo pensé un día y al otro día me embarque con el auto y me fui a la ISLA DE CHILOE…

Realmente puedo decir que me pasaron cosas increíbles allí, pero no increíbles por decir una experiencia extraordinaria.. sino cosas que no se si creerlas ya que están tan lejos de la realidad que vivo cotidianamente… pero me sucedieron, las viví en carne y sangre y puedo decir que Chiloé es de los lugares mas místicos y esotéricos que jamás había pisado hasta ese momento.

Es allí que comencé a cuestionarme muchas cosas y ver que realmente hay muuuuucho mas de lo que imaginamos.

No hablo del Chiloé turístico, de sus atracciones.. Hablo de sus rincones, de sus lugares profundos, de la fuerza del mar que solo llama a la contemplación de los sentimientos.

La religión católica rige en cada parcela de tierra que tiene, es como si hubiera ido Jesús y la virgen Maria a tomar Chiloé como su hogar. Tanta fe, tanta creencia en el mas allá, hace que todo tome otro color. Es el espacio perfecto para explotar a la religión en su máxima expresión y con esto quiero decir que la línea entre lo religioso y sectario es muy delgada.

Cuando las personas se obsesionan con  la fe, y el lugar les abre el camino para que este sentimiento crezca sin limites, realmente si no estas dentro no entenderías que esta pasando, por que como dice el dicho “la fe mueve montañas”, pero la buena fe… La fe en la brujería debe mover las almas perdidas en el mar que lamentan su final de la peor manera.

Solo si nos adentramos en ese viaje con la mente abierta, sin miedos y con la fuerza de la luz para protegernos sobre energías fuertes que no queremos que nos dañen ni nos atemoricen, solo así, se podría salir tranquilo de un lugar como Chiloé…